A fondo con Paco Lucas, orgánico y ‘montero hasta la médula’

IMG_4742

Es, además de orgánico, montero hasta la médula. Lo ha mamado, y eso se nota… Cuando le ves en la junta, transmite calor y confianza. Pero es en las distancias cortas cuando descubres que es un señor, con todas las letras. También tiene un algo especial, Paco siente como nadie el valor de una palabra… amistad. ¡Ahí es na!

Caza y Safaris (CyS): Paco, para empezar a abrir boca, ¿qué tal ha sido, en tu opinión, la temporada montera que hemos dejado atrás?

Francisco Lucas (FL): En lo personal, como orgánico, ha sido una buena temporada, si bien en lo general hay que decir que la calidad de los venados ha estado por debajo de temporadas anteriores.

CyS: ¿Por qué te empeñas en montear en abierto?

FL: Sin lugar a dudas, el único motivo que me hace cazar en abierto es la afición por la ‘pureza cinegética’ y mantener un criterio que desde mis primeras andaduras como cazador, ‘a la vera’ de mi padre, tuve la oportunidad de disfrutar.

Cada día echo más de menos aquellos momentos cuando un grupo reducido de amigos salíamos al campo, donde las mallas no existían, a echar un rato de caza con muy pocos perros, y donde siempre nos sorprendía algún macareno que, sin duda, nos llenaba totalmente de felicidad al grupo.

CyS: Cuéntanos las dificultades de montear en abierto…

FL: Como todos los monteros bien conocen, no es nada fácil montear en abierto. Existen toda una infinidad de condicionantes (temperaturas, lluvias, cambios de viento… que las reses hayan sido molestadas, el furtivismo, etcétera), que motivan y condicionan el que en una mancha en abierto se pueda acertar o no el día de la montería…

Pero sí es verdad que si todos estos factores han sido bien controlados y son favorables, el disfrute de los monteros será, sin duda, inigualable. Y, por supuesto, supone una enorme satisfacción para el orgánico.

CyS: Suponemos que no la haces por negocio…

FL: En mi caso el negocio no tiene nada que ver en esto, únicamente me mueve la afición, ésa es una de las señas de identidad de mí orgánica, como saben y conocen cada uno de los monteros que forman parte de mi grupo.

IMG_4746
Paco Lucas y el gran maestro de fogones Adolfo Muñoz posan juntos con nuestra publicación tras la realización de esta entrevista en el Restaurante Adolfo, en Toledo.

CyS: ¿Qué opinión te merece el actual panorama montero, en general?

FL: Depende del punto de vista del que lo miremos. Si lo hacemos por los últimos acontecimientos vividos con relación a las rehalas lo veo negro, con esto quiero decir que el apoyo institucional es escaso.

Si lo hacemos extensivo a los profesionales del sector, tendríamos que cuidarlo bastante más y hacer ver a nuestros cazadores que el disfrutar de la caza no consiste sólo en matar, sino en disfrutar de un buen lance y una buena jornada cinegética, que está ligada al grupo de amigos desde por la mañana, en las migas, hasta que termina la jornada.

CyS: ¿Qué cambiarías de la actual montería española?

FL: En algunos casos el concepto que se tiene de ella.

Una montería únicamente no es mala o buena por el plantel de reses que aparecen en la losa, sino por otros factores de diversa índole, como son la calidad de las mismas, la seguridad en los puestos, la convivencia con los monteros, el apoyo a los jóvenes monteros, el respeto a los monteros de cierta edad, etcétera.

CyS: Como bien sabes, nuestra afición está cada día más acosada desde distintos puntos de vista, por la administración, por grupos anticaza, por la sociedad, en general. ¿Qué podemos hacer para demostrar que somos gente sencilla, normal y corriente con una afición como lo puedan ser muchas otras…?

FL: Mi abuelo aficionó a mi padre y mi padre lo hizo conmigo. Fueron dos personas apasionadas por la caza  y por la perseverancia en conservar el medio ambiente, mensaje que me transmitieron a mí y que yo transmito a toda mi gente.

A la administración lo que hay que hacerle ver, de una vez, es que el cazador no es sino un defensor y protector del medio natural, y no lo que desde otros foros difunden e intentan inculcarles.

CyS: ¿Qué es para ti la caza? A nivel personal…

FL: Un disfrute de la naturaleza en todo su esplendor. Una convivencia entre amigos…

CyS: Te atreves a contarnos alguna buena anécdota montera…

FL: Claro que sí. Recuerdo que allá por los ochenta, en la finca Cortijo de Campo, iba de postor de una armada y me quedaba con el del último puesto, con Tito Baturrones, de unos 60 años… Camino hacia el puesto, desde un alto le indico dónde estaba situado. Era una piedra que hay en la linde con Berrocal, en la mancha La Jabata lindando con El Pimpollar. «¡Paquito –yo tenía 28 años– allí te vas a poner tú, yo de aquí ya no me muevo!», me dijo. Preocupado, le contesté: «¿Cómo que me voy a poner yo…?». «¡Pues como lo oyes!, ¿no ves que tengo el doble de edad que tú, tengo dificultades para desplazarme y no tengo claro si podré volver…? ¡Yo me quedo aquí y tú te vas al puesto!».IMG_4743

Asombrado, y preocupado a la vez, me voy y me coloco en aquella piedra donde tuve la gran suerte de abatir uno de los mejores guarros que tengo hoy día… Pero casi no lo disfruté porque pensé que no me pertenecía a mi ese cochino, sino a ese señor que no pudo llegar al puesto, y de hecho, se lo brindé cuando llegué a recogerlo diciéndole: «¡El guarro te pertenece, es tuyo Tito!». Él se levantó de su asiento de cuero y, dándome un fuerte abrazo, me dijo: «¡Enhorabuena, Paquito! Te agradezco el detalle, pero, sin duda, tuyo es y ¡qué lo disfrutes!». Y cada vez que miro a este buen cochino me acuerdo de una gran persona y un excelente montero que, sin duda, estará en la gloria. Y por eso en mi grupo cuido mucho a todos los que, por un motivo u otro, tienen alguna limitación para llegar hasta un puesto.

CyS: Nuestra última pregunta siempre es la misma: ¿qué le dirías a los jóvenes que se acercan a nuestra afición?

FL: A todos lo seguidores jóvenes que, acompañados de sus padres, vienen a las monterías que organizamos, les digo que sean muy respetuosos con el medio ambiente y con la caza, en general. Al mismo tiempo, advierto a sus padres de que en el momento que sea posible les dejen disparar, sin riesgo, y que tengan la oportunidad de abatir su primera pieza… y que siempre cuiden y respeten las zonas, que se sientan seguros y que respeten la opinión de sus mayores monteros, que les acompañen. De hecho, puedo decir que tengo en mi haber muchísimos buenos monteros hoy ya consagrados, como si se tratase de una escuela, y me llena de orgullo y satisfacción cuando los veo aparecer ahora, como aquel que con una larga trayectoria en su carrera por fin llegó al final y es un gran profesional, defendiendo por encima de todo la seguridad, que tan necesaria es, así como ser respetado en todo lo que concierne a una afición tan maravillosa como es la caza.

_DSC9495
Paco Lucas y nuestro compañero Luis de la Torriente en la montería Navas-Berrocal de SM La Patrona.

Nuestro agradecimiento a Javier Galdón y a Javier Lucas por sus inestimable ayuda y al gran maestro de fogones Adolfo Muñoz, por dejarnos su casa. ¡Muchas gracias!

Deja un comentario