El conejo: diferencias norte-sur

Fuente: EldíadeCórdoba.es – Francisco Javier Domínguez, 16/07/2012

La población de conejos, fundamental para el mantenimiento y la buena salud de la pirámide trófica en la Península Ibérica, presenta una preocupante dicotomía en Córdoba. Mientras en el norte de la provincia el conejo es escasísimo y apenas sobrevive en aquellas fincas donde está sometido a los cuidados de los cazadores o de la Administración por estar en programas destinados a la conservación del lince, en el sur se ha convertido en una plaga muy preocupante para cultivos como el cereal y, sobre todo, la vid, donde su presencia se convierte en un grave daño para las hojas y tallos durante la primavera y el verano.

Otro de los problemas sobre los que se han pronunciado los cazadores en los últimos meses ha sido la proliferación de conejos en las vías del AVE, donde crían en los taludes. Muchos quedan atrapados en las mallas que rodean las vías y por ello la Federación Andaluza de Caza ha pedido en reiteradas ocasiones que se les autorice la captura de estos conejos para repoblar otras zonas.

Estas actividades ya se han desarrollado en algunos casos y están surtiendo el efecto esperado. Pero ¿qué hacer para solucionar las diferencias de poblaciones de conejos del sur de la provincia con respecto al norte? La solución podría llegar de las repoblaciones. Pero primero, según los expertos, habría que intentar realizar programas de vacunación y determinar las causas que hacen que se agudice la diferencia de poblaciones entre el norte y el sur.

Hay dos factores clave, en el norte de la provincia hay ganadería y eso hace que haya más vectores de transmisión de la mixomatosis y la neumonía hemorrágico vírica. Las garrapatas y los mosquitos son causa de la transmisión y están en el ganado. Mientras, en el sur apenas hay ganado y además se fumiga con frecuencia. Eso hace que el conejo sea más resistente a la enfermedad.

Aparte, la presencia de predadores es más importante en la zona norte que en la zona sur. La abundante presencia de zorros y de aves rapaces, sobre todo, inciden en las poblaciones. Sin embargo, hay que insistir en que sólo las enfermedades han causado tan drástico descenso de la población de conejos en comarcas como Los Pedroches, el Valle del Guadiato y Sierra Morena.

Una de las soluciones que se han planteado para reducir la plaga de conejos del sur de la provincia es la aprobación del periodo hábil para la caza del conejo, que comenzó el pasado siete de julio, en los términos municipales de Aguilar de la Frontera, Baena, Benamejí, Bujalance, Cabra, Cañete de las Torres, La Carlota, Castro del Río, Córdoba, Encinas Reales, Espejo, Fernán Núñez, Lucena, Montalbán, Montemayor, Montilla, Monturque, Moriles, Nueva Carteya, Palenciana, Puente Genil, La Rambla, Santaella, Valenzuela, La Victoria y Villa del Río. Este periodo hábil se prolongará hasta el 28 de abril y no sólo se extiende por el sur de la provincia de Córdoba, sino que también afecta a términos del resto de provincias andaluzas excepto Almería y Granada.

Manuel Torres, propietario de un coto en las cercanías de Montalbán, afirma que es muy importante controlar el número de conejos, pero insiste en que “las escopetas no acaban con ellos”. Por ello la norma aprobada por Medio Ambiente contempla medios auxiliares como la caza con redes y hurón, la cetrería y el capturadero autorizado. “Sólo así es posible reducir la población”, explica este agricultor, quien además reconoce que la caza del conejo durante este periodo genera rentas a lo propietarios de los cotos que venden la pieza a muy buen precio debido a la escasez de caza menor, sobre todo de perdices, que de unos años a esta parte hay en toda Andalucía.

Fernando Aguilar es socio de otro coto, pero en este caso en Fuente Obejuna y pide que se generen mecanismos para posibilitar repoblaciones en el norte de la provincia. “Hasta los años 80, entre Fuente Obejuna y Belalcázar había cotos donde se capturaban cientos de conejos al día y ahora matar un conejo en la temporada es casi una anécdota”, explica. Aguilar añade que si buena parte de los conejos se pudieran traer de la Campiña a la Sierra se podría posibilitar la recuperación de la especie en el norte de la provincia. Pero es complicado, puesto que la orden de Medio Ambiente prohíbe las repoblaciones mientras se estén desarrollando las medidas de control.

Entre el control y el respeto a la especie

La Federación Andaluza de caza explica en su web que los medios de rebaja que podrán emplearse en estas zonas serán la captura en vivo con hurón y redes o la captura en vivo mediante capturadero pudiendo realizarse durante toda la temporada. Por su parte, según la federación, la caza mediante armas de fuego y cetrería verá extendido su período hábil desde el 10 de septiembre hasta el 6 de octubre y desde el 3 de diciembre hasta el 28 de abril; lo que supondrá la ampliación del período de caza del conejo desde el 8 de julio, día de comienzo de la media veda, hasta el 28 de abril, cuando finalice la Emergencia Cinegética.

Según señala la federación, en el caso de la caza con armas de fuego durante la Emergencia Cinegética serán hábiles todos los días y se establece un número máximo de 15 cazadores por cada 250 hectáreas en cada jornada, pudiendo incrementarse en dos más por cada fracción de 100 hectáreas. En los períodos de media veda y período general, los cupos de cazadores y de captura, así como los medios de captura y los días habilitados para ello, serán los contemplados por el plan técnico de caza de cada coto.

Fuera de ambos períodos, los métodos de captura no tendrán por qué estar registrados en el plan técnico. La resolución contempla, además, que el período hábil para emplear perros dentro de la emergencia será del 15 de agosto al 10 de febrero, no pudiendo utilizarse más de tres perros por cazador.

Deja un comentario