Survival pide condenar la política de disparar ‘por la conservación’

Survival International ha pedido a la ONU que condene las políticas conservacionistas de disparar en el acto a posibles furtivos, porque “afectan directamente a los indígenas que viven en ‘áreas protegidas’ o zonas adyacentes (…) particularmente cuando los guardas a menudo no distinguen entre cazadores de subsistencia y furtivos comerciales”.

Survival señala que “nadie sabe cuándo se permite a los guardas utilizar la fuerza letal (contra sospechosos de furtivismo). Muchos países han ido más allá y han concedido a los guardas inmunidad frente a enjuiciamientos”.

La petición menciona como ejemplo llamativo de esta práctica lo que sucede en el Parque Nacional de Kaziranga en la India. Según un reciente reportaje de la BBC, se estima que unas 106 personas han sido ejecutadas en el parque en los últimos veinte años, incluido un hombre indígena con discapacidad que merodeaba por los límites del parque en busca de ganado extraviado.

Los guardaparques de Kaziranga tienen inmunidad legal efectiva frente a enjuiciamientos y han admitido que se les instruye a disparar en el acto contra sospechosos de furtivismo. Esto tiene graves consecuencias para los pueblos indígenas y tribales que viven alrededor del parque.

En otras partes del mundo se están aplicando políticas similares, especialmente en Kenia, Tanzania y Botsuana, entre otros países africanos.

Según declaraciones del experto en furtivismo Rory Young, de la organización Chengeta, que trabaja para combatir el furtivismo en África: “Disparar en el acto es estúpido. Si hubiéramos disparado en el acto durante esta última operación encubierta habríamos pegado tiros a un puñado de furtivos y ahí habría acabado todo. Cada furtivo ofrece una oportunidad de conseguir información para capturar a más furtivos e ir tensando la cuerda hasta llegar a los cabecillas”.

Survival International reclama un nuevo modelo de conservación de la naturaleza que respete a los pueblos indígenas y tribales: “perseguir a los indígenas desvía la atención y evita que se actúe contra los verdaderos furtivos: criminales que conspiran junto a funcionarios corruptos. Perseguir a los indígenas perjudica la conservación de la naturaleza”.

El director de Survival International, Stephen Corry, declaró: “Si la culpable de este nivel de abusos contra los derechos humanos fuera cualquier otra industria, se desataría la indignación internacional. ¿Por qué este silencio cuando los que están involucrados son conservacionistas? Algunas personas piensan que la muerte de inocentes está justificada, que los ‘daños colaterales’ son necesarios en la lucha contra el furtivismo. Aquí, por supuesto, entra en juego un elemento racista, y es que las políticas de disparar en el acto serían impensables en Norteamérica o Europa”.

Fuente: periodistas-es.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.