Opiniones

Va de lobos (I), por Ángel Luis Casado

Ángel Luis CasadoSeñalan las cifras que, sólo en Castilla y León, se producen más de cinco ataques de lobo diarios, arrojando una media diaria de 11 animales muertos (ASAJA, 04.02.21). Ángel 

Por la moqueta de los despachos de la clase política circulan zapatos relucientes que, por desgracia, no mueven cerebros medianamente brillantes, ni muestran un ápice de sentido común; la temperatura media de estos despachos es de unos 22 grados aproximadamente todo el año.

En el campo con Esteban, Carmen y Fidel Ángel

En el campo nos encontramos con Esteban, Carmen y Fidel. Ellos calzan madreñas y/o botas de goma. La moqueta que ellos pisan es el barro permanente, sobre todo a la entrada y salida de las cuadras, fijas o tinadas (*). La temperatura media de estos días de febrero oscila entre los -6 y los 5 grados positivos.

A Esteban, hoy le vemos corriendo hacia la tinada porque le faltan tres jatos.

A Carmen, un vecino la ha avisado que el rebaño ha debido sufrir la visita del lobo y sale andando, a tronchamonte, para intentar arañar tiempo. Cuando llega, el espectáculo la deja sin aliento: cinco ovejas muertas y tres corderos que no encuentra.

Fidel salió anoche hacia la fija porque le despertaron los ladridos de sus mastines y tampoco disfrutó con lo que se encontró al amanecer: un mastín muerto (León, al que le dio el biberón de cachorro para sacarlo adelante) y dos cabras muertas.

En este recuento de bajas no aparecen los partos malogrados ni el estrés que genera en los rebaños ni tampoco el desajuste de machos, hembras y edades. Estos registros no serán nunca compensados de ningún modo por la Administración.

Sobre la moqueta de los despachos, siguen pisando fuerte los políticos

Mientras, sobre la moqueta de los despachos, siguen pisando fuerte los políticos. Hay que seguir tomando decisiones que nos llenen la urna de votos. Nuestra misión es permanecer y disfrutar del buen salario y mejor confort, aunque sea legislando en contra del sentido común, aunque sea complicándole la vida a la gente rural, aunque con ello estemos alimentando la España ‘vaciada’, que ya inventaremos una buena campaña para vender que trabajamos (¡cuánto les gusta el verbo que menos conocen!) para evitarlo.

Las consecuencias de obrar con maneras dictatoriales y a espaldas de la población afectada por tus decisiones se traducen siempre en actuaciones al margen de la ley. Hemos conocido tiempos de lazos, cepos y veneno (en los años 50 el lobo se encontraba a un paso de la extinción). Habíamos logrado erradicar estas prácticas del campo y, ahora, por negligencia de la clase que nos gobierna, pareciera que las quisieran resucitar. Prácticas del todo abominables que, además, suelen pagar justos por pecadores, puesto que lo mismo atrapan y dan muerte a un oso, como a un zorro o a cualquier otro animal.

¿Tan complicado es dejar el zapato y la moqueta para bajar al barro?

La Fundación Oso Pardo que bien dirige D. Guillermo Palomero, ha basado el éxito de su gestión en lograr la implicación de todas las partes afectadas en la recuperación del oso pardo cantábrico: guardería, hábitats, población rural, cazadores… No conozco logro sin el esfuerzo y participación de los diferentes interesados. ¿Tan difícil resulta escuchar? ¿Tan complicado es dejar el zapato y la moqueta para bajar al barro? ¿No es su misión? ¿No cobran por ello?

Señores políticos: la situación de la población del lobo en España no es ningún problema (salvo para los ganaderos que son los que soportan el coste de la expansión). Ni al norte del río Duero ni, tampoco, al sur del mismo (véanse los problemas que está originando en Ávila, Madrid, Segovia o Guadalajara) con manadas in crescendo en número y asentadas desde hace años.

La caza es la mejor herramienta de gestión del lobo Ángel

La caza es la mejor herramienta para continuar su gestión. Regulada y recogida en los Planes Cinegéticos de Cotos y terrenos que gestiona la Administración. No es una opinión; son los datos que facilita el propio gobierno cuando reconoce 2.700 ejemplares (297 manadas). El asunto es que desea 350 manadas para el año 2030, o sea, casi 3.200 ejemplares. ¿Y por qué no 5.000?

Dolor y tristeza produce ver cómo nos gobiernan. El permanente empeño en estropear todo aquello que funciona y va bien, como si no hubiera mérito y esfuerzo alguno detrás. Como si no tuviera valor  haberlo conseguido. Qué fácil es destruir y cuánto cuesta que algo funcione.

Señora ministra, no divida más, no reste más Ángel

Me temo que no dejan más salida que los Tribunales de Justicia, pero lamento, y mucho, pensar que en ellos todo es posible, la cara y la cruz, y no se debería llegar a este extremo. La solución no está ahí. Y, señora ministra: ya nos dejó bien claro quién era usted el día que agarró la Cartera; por favor, no divida más, no reste más y si no le gusta algo, arréglelo, pero no lo haga por narices, o sea, por cojones. Así no lo conseguirá nunca.

Se lo dice un cazador con las botas manchadas de barro.

(*) Tenadas en Palencia, León y Asturias.

Por Ángel Luis Casado Molina ⁄ www.librosdecaza.es

Otros artículos de Ángel Luis Casado Molina

Breverías sobre la berrea

Sombras de berrea

Esperando la temporada

La berrea, un verso libre

Reflexión

Octubre

Noviembre

Diciembre

Enero

Febrero

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.