Con los prismáticos en la mano Opiniones Relatos

La soledad del final, por José García Escorial

La soledad Nadal
La soledad del final de José García Escorial.

Ver jugar y ganar a Nadal en una final de Roland Garros es un espectáculo que me he perdido casi siempre.

Las primeras finales siempre fueron cuando yo estaba o entrando o saliendo de Montreal con cazadores de osos.

En los últimos años o han sido elefantes o safaris en Paoland.

Recuerdo una vez de elefantes en un hotel de Bulawayo, que antes de contratarlo pregunté si podría ver el partido, y lo vi, pero en un salón yo solito, la tele de mi habitación estaba un tanto chunga.

«Si Nadal gana este set, en el tercero le mete un rosco»

El pasado domingo después de dejar a un grupo de amigos en el aeropuerto, había previsto ver el partido en casa de Barry, y este, poco aficionado a los deportes en general, me puso la tele, me buscó el canal y me dejó solo.

El partido no tuvo mucha historia, Barry me vino a ver preguntando si empezábamos con los gin-tonics, pero era muy pronto, y cuando el noruego se puso 1 a 3 en el segundo set le dije a mi anfitrión: «Si Nadal gana este set, en el tercero le mete un rosco», y se quedó viendo como se cumplía mi pronóstico, a la vez que se alegraba de la corta duración del partido, ya que no retrasamos más la preparación del ingenioso invento –de mezclar ginebra con agua tónica y una rodaja de limón– que idearon los ingleses en la India para luchar de forma grata contra la malaria.

La soledad del final La soledad

Volvía ya cenado a mi casa de Paoland pensando que Nadal estaría meditando lo que ha conseguido, pero también que no lo volverá a repetir, y mientras daba botes con el Toyota en el camino de tierra, pensaba en Kiri (Botswana), en Ruaha Sur (Tanzania), en Le Domaine (Canadá), en La Joya de la Corona (Reservas Estatales del Cabo Oriental, Sudáfrica) y en tantos otros lugares, fueron muchos ‘grand slam’ cinegéticos, que no volveré a repetir, el inefable dios Cronos no me lo va a permitir.

Rafael Nadal se quedará en su academia de Manacor, yo me quedaré en mi academia de Paoland, quizás rodeados de mucha gente, pero acaso solos y muy felices.

Por José García Escorial ⁄ [email protected]safariheadlands.com

7 de junio de 2022, Paoland Lodge, Alicedale, Cabo Oriental, Sudáfrica

Safari Headlands – José García Escorial
Website: http://www.safariheadlands.org
Tel:+34-914 670 150 / +34-914 686 622
Móvil / WhatsApp +34 620 210 069

Enlace a otros artículos de José García Escorial:

Facochero con langosta y limones

Mi bandera anual

¡Vamos! ¡Vamos, ya!

Los 300  La soledad

Volver a empezar

Descubriendo América

Regalos de los Reyes Magos de Oriente 2022 (que vendrán de América)

Feliz Navidad 2021

Tal vez. Moralzarzal, subasta de armas

Alfa y omega

Cuarteles de invierno

Adriana  La soledad

Media pensión

Panorama cinegético en África 2021

Primero de Mayo, canción

Carlos José, las escopetas de plomillos y el futuro

Semana Santa de caza y pesca

Club Social de Riebeek East

Es otro tipo de suerte

23 de febrero de 2021 en África

Nieva en Nueva York

Los imbornales La soledad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.